0
Susu

Carrito

Sin categoría

Un mundo mejor en el que vivir

By 24 noviembre, 2021 noviembre 25th, 2021 No Comments

Es gracioso cómo la vida da un montón de vueltas.

Hace poco mi hijo pequeño, Nilo, me dijo con gesto serio: mami, quiero que te eches novio ya.

Y cuando ya estaba a punto de mandar a la mierda la aplicación de meetic después de varias citas fallidas va y conozco a un tío maravilloso. Por fin.

Si a esto le añadimos la inesperada invitación para entregar un premio womanplanet2021 a la empresa valenciana Jeanología. La vida es así de increíble.

Conocer a la ministra de educación y a la delegada del Gobierno, o estar a menos de un metro de mi admirada Penélope Cruz, la verdad, no lo esperaba.

La delegada y la ministra me encantaron. Ambas, súper cercanas.

No puedo decir lo mismo de la hermosa Pe que cuando nos la cruzamos no llegó a decir ni hola. Me decepcionó su actitud distante, subida a unos tacones imposibles hablaba de sostenibilidad cuando a penas lograba sostenerse a ella misma.

Nunca entenderé por qué las personas bajitas se empeñan en ser altas a costa de destrozarse la espalda. Y más cuando ya se trata de mujeres realizadas y reconocidas y saben que quinientas niñas verán sus fotos y llevarán esos mismos zapatos, peor aún, en versión low cost y que a su vez les destrozarán los pies y la espalda sin remedio. Ese es otro de esos peces que se muerden la cola una y otra vez.

Por eso el ejemplo de celebrities e influencers es tan básico e importante. Que sus acciones sean conscientes y responsables ayuda muchísimo en el necesario proceso de transformación en el que estamos inmersos como humanidad. La belleza y la vanidad no deberían tiranizarnos ni impedirnos culminar ese proceso.

La necesidad ingente de que realmente no todo sea imágen y palabras vanas sino conciencia y acción reales.

Ya no hay nadie que en su sano juicio niegue lo que los científicos han demostrado de forma unánime; que el calentamiento global y sus efectos destructivos a corto, medio y largo plazo son una realidad y afectarán sobre todo a las poblaciones más vulnerables.

Ahora es momento de que los consumidores nos unamos al contundente lema de Greta Thunberg: No más bla, bla, bla.

Si queremos que la palabra siga teniendo sentido debe convertirse en acción.

No compres aquello que no valga la pena. Ni aquello que sea resultado del sufrimiento. No compres nada que no te aporte valor.

Señalemos en positivo a quiénes ya se están poniendo las pilas en todo esto y apoyemos a aquellas empresas o iniciativas como las premiadas en esta edición de los premios woman.

Haré mención a algunas de ellas:

La empresa valenciana Jeanología, la marca Ecoalf de Javier Goyeneche, pioneros en ropa sostenible desde 2009, o la iniciativa de L´Oreal París “porque nuestro Planeta lo vale” con la que la marca se compromete a reducir su huella de carbono en un 50% y a contribuir con diez millones de euros en proyectos medioambientales.  O ¨Write her Future¨de Lancóme que se propone promover la alfabetización de chicas y mujeres jóvenes de contextos vulnerables.

Todos ellos, entre otros proyectos, ya ponen el foco en la sostenibilidad, la ecología y la ayuda social como prioridad.

Quiero pensar que no con el fin de quedar bien frente a una galería, ni con el fin de aliviar sus conciencias sino con la perseverancia y la voluntad necesarias de quienes esperan y pretenden que las cosas cambien de verdad.

Como el vestido a base de tela reciclada de plástico que lucía la periodista Isabel Jiménez.

Recordar que tanto Jiménez como Sara Carbonero fueron también galardonadas con un premio womanplanet2021 por su marca “Slowlove”.

El acuerdo al que llegaron con el grupo de moda Tendam (Cortefiel, Piedro del Hierro, Spriengfield o Women secret) ha otorgado a la marca una gran visibilidad.

Enhorabuena por ello y que estos proyectos inspiren a muchos otros más.

Podemos estar guapas y bien vestidas sin necesidad de dañar nuestro entorno.

No sólo eso, consumiendo de forma responsable podemos contribuir a que nuestro mundo sea un mejor lugar en el que vivir.

Un abrazo

Susu

Leave a Reply